Con una capacidad para iluminar su cuerpo en la profundidad del mar, el tiburón carocho forma parte de una clase única de tiburones en el mundo. Además, ha sufrido una serie de cambios en su denominación, si quieres saber por qué tienes que leer a continuación.

Tiburón carocho

Buscando la manera que encaje en algún género de tiburones, el tiburón carocho cuenta con las siguientes cualidades físicas.

Descripción general del tiburón carocho

El tiburón carochoEl tiburón carocho posee el nombre científico de Dalatias Licha. Sin embargo, también se le conoce como el tollo negro. Hasta los momentos se le ha emparentando solamente con el tiburón cigarro

Se ha ofrecido la hipótesis de que pertenece a la misma especie del tiburón cigarro. Sin embargo, con el pasar del tiempo fue evolucionando de acuerdo con su hábitat. Con el pasar del tiempo fueron alejándose, hasta convertirse en especies totalmente distintas.

Origen del tiburón carocho

Fue en 1788 la primera vez que fue designado este tiburón como Squalus Licha, por el naturalista Pierre Joseph Bonnaterre. Posteriormente, en 1810 se incluyó en la familia de los Dalatiidae debido a que se asemejaba más a los miembros de dicho grupo.

Debido a que tiene características singulares, fue muy difícil colocarlo en un grupo. De hecho, por años se consideró único en su especie. Hasta la actualidad no ha sido posible encontrar un espécimen que se iguale al tiburón carocho.

Taxonomía del tiburón carocho

Tomando en cuenta las facciones del tiburón carocho, se establece que taxonómicamente pertenece a los siguientes grupos:

  • Reino: Animalia

  • Filo: Chordata

  • Clase: Chondrichthyes

  • Subclase: Elasmobranchii

  • Orden: Squaliformes

  • Familia: Dalatiidae

  • Género: Dalatias

  • Especie: Dalatias licha

Características del tiburón carocho

La cabeza es redonda y bastante corta, mientras que sus ojos son grandes y vivaces. Además tiene cinco branquias para poder respirar bien. Por otro lado, su piel tiene un color negro bastante fuerte.

Al hacer referencia a los dientes del tiburón carocho, nos damos cuenta como los que se encuentran en la mandíbula superior son afilados y pequeños. Por otra parte, los que se encuentran en la parte inferior son anchos y tienen una forma parecida a una sierra.

Tiene aletas dorsales, pelvianas y una caudal. Una característica sobresaliente del tollo negro es que se encuentra desprovisto de aleta anal.

Ubicación del tiburón carocho

Si de ubicación se trata, el tiburón carocho prefiere nadar en aguas tropicales con temperaturas cálidas. Es interesante que las zonas donde se han encontrado ejemplares de este tiburón han sido distantes uno de otros.

Las zonas más habitadas por tiburones carochos son el Golfo de México, las islas británicas, Camerún, Mozambique, Nueva Zelanda y Japón. También son territorio de este tiburón, Hawái, Sudáfrica y el mar Mediterráneo.

Son especies de aguas profundas, por eso no suben más de los 600 metros de profundidad y pueden alcanzar hasta los 2000 metros en búsqueda de comida. En el caso de las hembras, estas son capaces de llegar mucho más abajo que los machos.

Alimentación del tiburón carocho

Se considera un gran depredador marino, por cuanto tiene una dieta bastante variada. Es así como puede comer cefalópodos, sifonóforos, y crustáceos. Otras criaturas que deben cuidarse del tiburón carocho son las mielgas y los olayos.

Tamaño del tiburón carocho

El tiburón de esta clase alcanza una longitud de 2 metros. No obstante, la mayoría mide aproximadamente 1.20 metros. En el momento de su nacimiento cuentan tan solo con 30 centímetros de longitud.

Cuando llegan a la madurez, los machos tienen un tamaño de 1 metro, mientras que la hembra alcanza la madurez a los 1.20 metros.

Amenazas del tiburón carocho

A pesar de que no es tan popular como otros tiburones, se extrae puede extraer aceite del hígado y utilizar su piel como una lima. Es por ello que se encuentra en la mira de los pescadores. Es por ello que se considera como un animal casi amenazado de que su existencia desaparezca.

Tiburón carocho

Al igual que otros tiburones, el carocho aporta beneficios a la salud del ser humano si se come su carne o se toma el aceite de su hígado. No obstante, no se quiere promover la casa inescrupulosa de este tiburón. Más bien, se exhorta a la conservación del ejemplar en su hábitat natural.