Los tiburones son animales acuáticos que tienen una estructura muy particular. Estos depredadores tienen una morfología que los mantiene en constante movimiento. Pero, ¿cómo se mueven los tiburones en el agua? Para ello hay que analizar varios aspectos de su vida.

Cómo se mueven los tiburones en el agua: Movimientos muy peculiar

A continuación, se presentará cómo se mueven los tiburones en el agua y porque lo hacen.

Movimiento de los tiburones en el agua

Los tiburones ejercen movimientos ondulantes, los cuales son emitidos constantemente. Ellos no dejan de moverse en ningún momento. Esto se debe a que su morfología es muy distinta a los demás peces, pues son cartilaginosos y carecen de vejiga natatoria. Además, hay otras razones que originan cómo se mueven los tiburones en el agua.

Razones que originan el movimiento de los tiburones

Carecen de vejiga natatoria

La vejiga natatoria funciona como un flotador interno, la cual con tiene aire y permite que los peces floten inmóviles en las zonas que se encuentran cerca de las superficies del mar. Pero los tiburones no poseen esta vejiga lo que evita que estos puedan flotar. Por esto, si no se mueven podrían irse al fondo del mar.

Su movimiento les permite respirar

Los tiburones permanecen con la boca abierta. Este hecho unido a su constante movimiento hace que, el agua que se encuentra llena de oxigeno pasa a través de sus branquias y llega a su sangre mediante un mecanismo que efectúa el intercambio.

Si estos detienen su movimiento, no pueden bombear agua por las branquias por lo que no podrían respirar, por lo que morirían ahogados. Esto hace que la manera en como se mueven los tiburones en el agua sea tan llamativa.

Descanso de los tiburones

Muchas teorías indican que los tiburones no duermen, pues su cuerpo debe permanecer en constante movimiento. Sin embargo, estos sí duermen solo que lo hacen con los ojos abiertos. Lo que logran por un sistema muy particular en su movimiento. Estos logran planear mediante caída libre hasta llegar al fondo del mar.

Para que esto suceda, estos llegan hasta la superficie y de manera inmóvil caen en picada hasta el fondo marino, y sus aletas pectorales hacen la función de alerones permitiéndoles planear de manera lenta y en espiral. De este modo, el tiburón permanece adormecido por unos minutos.

Los tiburones logran descansar, colocando uno de los hemisferios de su cerebro en un funcionamiento muy básico, casi quedando inactivo. Mientras que el otro hemisferio permanece en total actividad y funcionamiento. De este modo, continúan su marcha y absorción de oxígeno.

La estructura del tiburón afecta su movimiento

El cuerpo del tiburón posee una morfología muy peculiar. Aunque estos no poseen la habilidad de poder flotar, estos están dotados con un hígado que resulta muy rico en aceites, que resulta ser menos denso que la misma agua, y que llega a alcanzar un tamaño muy grande, pudiendo ocupar hasta un 20% de todo el peso corporal del pez.

Por otra parte, su esqueleto formado por cartílagos – que, a diferencia del esqueleto ósea de los demás peces, es muy liviano- y los tejidos corporales que son poco densos, hacen que la forma en cómo se mueven los tiburones en el agua sea más rápida.

Todo esto, más la manera tan hidrodinámica que posee su cuerpo y que el principio de Arquímedes se aplica, hacen que estos puedan nadar con muy poco esfuerzo. Además, la manera en cómo se mueven los tiburones en el agua hace que, con el tiempo, desarrollen una gran habilidad.

Los tiburones y su movimiento

La manera en cómo se mueven los tiburones en el agua es muy peculiar, lo que los vuelve animales extraordinarios. Estos, también conocidos como escualos, poseen cualidades que les permite tener un funcionamiento exitoso en su vida marina.

Su cuerpo posee una habilidad que le permite dormir sin dejar de moverse, ya que si no se mueven podrían ahogarse por la falta de oxígeno que obtienen por el agua que pasa o circula a través de sus branquias. Es por esto que también mantienen su boca abierta.

Por otro lado, sus órganos y esqueleto le permiten moverse rápidamente en el agua, y su colea le ayuda a dirigirse y mantenerse en movimiento. Por otra parte, el que permanezca en movimiento lo ayuda a no hundirse, pues es un animal muy pesado, pero realmente extraordinario.