Los tiburones son unas de las criaturas que reciben mucha atención por parte del ser humano. Se han creado gran cantidad de películas, juguetes y libros relacionados con las distintas especies de tiburones. Incluso, es posible observar a los tiburones en el arte moderno.

Los tiburones en el arte a nivel mundial

Los tiburones en el arte son apreciados de distintas maneras. Existen pinturas y exposiciones que presentan a estas impresionantes criaturas de maneras muy innovadoras. Muchas de esas llamadas piezas de arte basadas en los tiburones, son objeto de controversia y división.

Los tiburones son animales reconocidos en todo el mundo. En algunos lugares se les reconoce como importantes miembros que mantienen el orden en el ecosistema. Por el contrario, están los países en los que son fuertemente cazados con fines lucrativos. Sin importar cómo sean vistos, es correcto afirmar que los escualos tienen mucha popularidad a nivel internacional.

Por ese motivo, es lógico que se usen los tiburones en arte. Sin embargo, existen países o culturas que guardan un mayor aprecio por las diferentes especies de tiburones que existen. Los tiburones en el arte son incluidos a través de libros, leyendas, pinturas o estatuas.

Los tiburones en el arte

Los tiburones en el arte en Hawái

Los hawaianos tienen muchas leyendas referentes a tiburones que siguen transmitiendo a los nuevos nativos. En dichas leyendas, los tiburones son presentados como dioses protectores. Por eso, es común que, incluso en la actualidad, los tiburones sean muy respetados por los hawaianos.

Los nativos de Hawái consideran que el tiburón es una criatura que cuenta con mucho poder y debe ser protegido. Debido a la importante posición que ocupan los tiburones para los hawaianos, es normal verlos plasmados en diversas partes. Por ejemplo, existen estatuas que pretenden representar la imponente anatomía de algunas especies de tiburones.

Tiburones en el arte en Japón

En Japón, las distintas leyendas que hay sobre el tiburón lo convierten en un animal muy temido. Los tiburones forman parte de leyendas japonesas que pueden ser aterradoras. Por ejemplo, en algunos lugares de Japón existe la creencia de que los tiburones son consumidores de almas.

Dichas leyendas hacen que el tiburón sea pintado como un verdadero monstruo letal. Una imagen que puede resultar perturbadora  tanto para niños como para adultos.

Los tiburones como piezas de arte

Damiem Hirts  es el primer artista en incorporar de forma original y conflictiva a los tiburones en el arte. Una de sus obras consiste en el cuerpo muerto de un tiburón tigre bañado en formol. El tiburón fue exhibido en el Museo Oceanográfico de Mónaco y esto trajo muchas críticas tanto positivas como negativas.

Las críticas positivas establecían que el tiburón encerrado en un sarcófago hecho de cristal es una muestra la historia natural. Por el contrario, están los críticos que afirman que llamar arte a las obras de Damien Hirts es un gran insulto a las verdaderas piezas de arte.

Todos están de acuerdo en que dicha obra trajo mucha polémica y dividió a los críticos de arte. Muchos consideran que está mal usar el cadáver de un tiburón para ganar exorbitantes sumas de dinero. Mientras, otros creen que la tan mencionada pieza es una manera de darle valor a los escualos.

Los tiburones del arte: los depredadores del mar incluidos en la literatura

El libro titulado “los tiburones del arte” fue escrito por Luis Racionero. Generalmente hablando, el libro constituye una fuerte crítica al arte moderno. Mientras que muchas personas consideran asertivas las opiniones del escritor, otros las critican rotundamente.

En el libro el escritor expresa su indignación ante la venta de un tiburón bañado en formol. Dicha pieza fue vendida por 12 millones a un importante millonario estadounidense. Racionero describe como ahora cualquier cosa puede ser denominada arte sin siquiera merecerlo.

El escritor atribuye el descenso de criterios y estándares en el arte a la manipulación por parte de los artistas que desean vanagloriarse. Además, considera que las piezas que se consideran arte carecen de la capacidad de producir emociones en los espectadores. En resumen, Racionero determina que el arte se ha convertido en solo una estrategia más de ventas.

La importancia de los tiburones en el arte

El arte es una manera muy conocida de expresión y es un efectivo método para la transmisión de mensajes. Por eso, incluir correctamente a los tiburones en el arte es una forma de darles valor y reconocimiento. Además, que los tiburones formen parte del arte, puede hacer que más personas reconozcan su importancia y apoyen su conservación.