El tiburón lanza es uno de los elasmobranquios más comunes que existen. Lo vuelve único su capacidad de detectar una presa a kilómetros de distancia. Te invitamos a descubrir detalles que no conocías de esta especie de monstruo marino.

Tiburón lanza una especie misteriosa

De los tiburones de su familia, es el más raro. De adulto se establece en las profundidades de las aguas, haciendo casi imposible su estudio. Veamos otros aspectos interesantes.

Descripción general del tiburón lanza

El tiburón lanzaEl nombre científico del tiburón lanza es Glyphis glyphis, proveniente de la maravillosa familia de los Carcharhinidae. En Australia también es conocido como tiburón de los ríos Queensland y Bizant. Su nombre se le atribuye a la forma de los dientes de su maxila superior, ya veremos por qué.

Origen del tiburón lanza

El tiburón lanza data de la antigüedad, alrededor del período Jurásico cuando la familia Carcharhinidae hizo su aparición.

Taxonomía del tiburón lanza

Fueron Müller y Henle en 1839 quienes dedicaron tiempo a clasificar al tiburón lanza según sus características. Aquí se presenta su clasificación:

  • Reino: Animalia

  • Filo: Chordata

  • Clase: Chondrichthyes

  • Subclase: Elasmobranchii

  • Orden: Carcharhiniformes

  • Familia: Carcharhinidae

  • Género: Glyphis

  • Especie: G. glyphis

Características generales del tiburón lanza

Es un tiburón con cuerpo robusto, de coloración gris como la gran mayoría de los elasmobranquios y blanco en su zona baja. El tiburón lanza posee cabeza corta, hocico ancho y ojos pequeños. Los ojos del tiburón lanza presentan su correspondiente tercer párpado (membrana nictitante).

La boca del tiburón lanza es ancha y con forma de bóveda, sin gran cantidad de surcos. Un rasgo que los define es la forma de su dentadura. Mientras que sus dientes superiores son de gran tamaño, y triangulados, los inferiores son más pequeños y aserrados. Los dientes superiores terminan en forma de lanza, de ahí la atribución de su nombre.

Las aletas de esta especie de tiburón son un aspecto distintivo. Por ejemplo, su segunda aleta del dorso es de mayor tamaño que la primera. Además, esta última presenta una forma curveada, que le permite mejor movilización en corrientes impetuosas. Cada aleta presenta una mácula negra cercano a la punta.

Al igual que otros tiburones, posee abundantes vesículas de Lorenzini; estas le permiten detectar su presa en la oscuridad. Este es un don que le provee de cierta ventaja al momento de alimentarse.

Su reproducción es vivípara, una vez que se ha desarrollado el embrión dan a luz en el delta de los ríos. El parto de estos tiburones se presenta entre los meses de octubre a diciembre, cuando se acerca la temporada seca. Puede llegar a tener de 6-7 crías, cada uno de 60cm de largo aproximadamente.

Ubicación del tiburón lanza

El tiburón lanza habita en las aguas de ríos grandes, hacia Australia norte y Nueva Guinea. Por otro lado, esta clase de tiburones puede habitar en manglares del trópico, sin embargo, sus preferencias aún son inciertas.

Cuando son crías recién nacidas, habitan en aguas de corrientes vertiginosas y con fondos cienosos. Esto probablemente sea para protegerse de potenciales depredadores del tiburón lanza.

Alimentación del tiburón lanza

La dieta del tiburón lanza básicamente consta de otros peces óseos, crustáceos, camarones, corvinas, gobio, entre otros.

Tamaño del tiburón lanza

Los tiburones de esta especie encontrados son jóvenes y se les ha concedido una longitud de 1.8metros. Se cree que cuando llega a la adultez, el tiburón lanza puede llegar a medir unos 2,5 a 3 metros de longitud.

Amenazadas del tiburón lanza

Aunque se desconoce si representa un riesgo para el ser humano, lo contrario si se ha demostrado. La caza pesquera incidental, por comercio o recreación, ha sido por años la amenaza más directa del tiburón lanza.

En ocasiones son usados para consumo del humano, como cebo para la pesca, o simplemente son desechados. Otro riesgo para la vida del tiburón lanza es la destrucción de su hábitat. La contaminación del medio ambiente, provocado por la minería y otras actividades, pone en peligro a esta especie.

El comportamiento del tiburón lanza

Se desplaza de manera pasiva, dejándose arrastrar por corrientes de agua, pues son ahorradores de energía. Además, sus hábitos de vida en la adultez tienden a ser nocturnos, por lo que prefiere las oscuras aguas profundas.