Existen millones de leyendas por todo el mundo, sin embargo, aquellas que tratan sobre tiburones inspiran cierto temor. Hoy vamos a conocer algunas de las leyendas de tiburones que han sido la razón de la creación de películas de terror.

¿De dónde provienen las leyendas de tiburones?

Los tiburones han habitado el mar por más de 400 millones de años, y en ese tiempo han sido objeto de incontables leyendas, cuentos, mitos y acusaciones. Por ese motivo, quienes buscan hacer dinero a costa de estas especies terminan inventando cuestiones con el fin de ser el centro de atención

Ahora bien, la realidad es que los tiburones son catalogados como especies únicas y dignas de análisis. El mundo científico va más allá que meras leyendas de tiburones. Los verdaderos expertos indagan hasta el mínimo detalle para lograr comprender a cabalidad el comportamiento de estas especies.

Leyendas que tienen como protagonistas a los tiburones

Si bien son muchas los mitos y leyendas de tiburones que existen, a continuación mostramos las más conocidas. Además, despejamos algunas dudas que han surgido a razón de la invención de las mismas.

Dakuwaqa: La leyenda del Dios Tiburón

Cuenta la leyenda que un feroz monstruo marino era el cuidador de los arrecifes. El nombre de Dios tiburón se le otorgó puesto que con regularidad adoptaba la forma de un escualo para poder nadar por el archipiélago y combatir con aquellos que quisieran perturbar la paz de los océanos.

Ahora bien, este gran tiburón había sido un hombre respetado por todos los pescadores. Sin embargo, murió ahogado en el mar. Debido a ello, se convirtió en un tiburón inmenso, incluso más que el temido megalodón, para proteger a todas las criaturas marinas de la maldad que abunda en el mundo.

Por qué los tiburones no pueden dejar de nadar

Los investigadores y expertos en tiburones han determinado que aun cuando estos animales se encuentren durmiendo, siguen nadando. ¿Habrá una razón científica o es una de esas leyendas de tiburones?

Según una leyenda antigua de Polinesia, los dioses les otorgaron una condena a los tiburones a no descansar jamás. Esto a raíz de su mal comportamiento. Por esa razón, ellos siempre están en movimiento buscando comida.

¿Qué dice la ciencia al respecto? Un estudio al organismo de los escualo determinó que estos se encuentran desprovistos de una vejiga. Por ese motivo, necesitan estar en constante movimiento para evitar hundirse. Además de eso, no habría circulación de la sangre a través de los bronquios, así que cuestión de minutos se ahogarían.

El Megalodón: ¿leyenda o realidad?

Hay partidarios de que este tiburón realmente no existió. Sin embargo, estudios científicos han demostrado que hace 2.6 millones de años gobernaba los mares un tiburón de dimensiones colosales. Un verdadero come ballenas nadaba por los océanos y se imponía sobre otras bestias marinas.

Lo que sí es una leyenda es que todavía haya ejemplares de este escualo en la tierra. A pesar de que algunos digan haberlo visto, es imposible que un animal tan grande todavía no haya sido encontrado por expertos en la materia. No hay evidencia alguna de que el Megalodón exista en la actualidad.

El tiburón asesino

Fueron muchos los que crecieron con la idea de que el tiburón blanco era un asesino sanguinario nato. Y es que las películas así lo pintaron, como la famosa dirigida por Steven Spielberg.

Por supuesto, en la película no se muestra al protagonista hasta el final. Por lo que la leyenda del tiburón blanco realmente ha surgido de la mente del espectador. Y eso era precisamente el objetivo del filme. No hay mejor éxito que hacer que la imaginación del hombre fluya.

Pensar que en realidad la leyenda del Tiburón fue un muñeco manejado a máquina, hoy en día es causa de risa. Sin embargo en su tiempo, fue la razón de miles de pesadillas.

Lo cierto es que el tiburón blanco a pesar de ser un temible depredador, no ataca al hombre como se ha mostrado en las películas. De hecho, el ser humano no entra dentro de su lista de alimentos predilectos. Por lo que cabe mencionar que los ataques que se han informado sobre tiburones blancos al hombre, han sido consecuencia de la misma acción de este ultimo.