Es un tiburón de pequeño tamaño, aunque se cree que es una de las especies más abundantes en el mar. Sin embargo, tiene cualidades que resultan mortales para el humano. Descubre todas las maravillas asociadas al tiburón mielga, en este interesante artículo.

Tiburón mielga

Cuando se examinan las características del tiburón mielga, podrás determinar cuánta importancia tiene en el ecosistema marino.

Descripción general del tiburón mielga

Tiburón mielgaTambién llamado, galludo, mielga o pescado de cacho; el tiburón mielga pertenece a la familia de los Squalidae. El nombre que la ciencia le ha otorgado es Squalus acanthias, pues tiene características similares a los de este género.

Taxonomía del tiburón mielga

Según sus características, el tiburón mielga ha sido clasificado de la siguiente manera:

  • Reino: Animalia

  • Filo: Chordata

  • Clase: Chondrichthyes

  • Subclase: Elasmobranchii

  • Superorden: Selachimorpha

  • Orden: Squaliformes

  • Familia: Squalidae

  • Género: Squalus

  • Especie: S. acanthias

Características generales del tiburón mielga

El cuerpo del tiburón mielga es estilizado y largo, con un hocico que a medida se acerca a la punta se estrecha. Su cabeza es aplanada, y los ojos le brindan un aspecto característico, pues son alargados y grandes.

El color del tiburón de esta especie, es gris con tonos cafés. Sin embargo, en su zona más lateral, este pez posee una hilera de motas blancas. Por otra parte, cuando llegan a la vejez pierden su coloración y se tornan blanquecinos en su barriga.

Su reproducción es de tipo ovovivípara, tienden a aparearse en alta mar. Estudios han indicado que su período de gestación es quizás el más largo de los tiburones, llegando a ser de 24 meses. Cuando da a luz a sus crías, las expulsa por la cabeza, a través de contracciones, muy similar al parto de mamíferos.

Las aletas del tiburón mielga, al nacer, están protegidas por una membrana cartilaginosa. Puesto que sus aletas contienen una sustancia venenosa, esta membrana permite a la madre ponerse en contacto con sus crías.

Es un tiburón con un carácter agresivo. De hecho, en ocasiones cuando ha sido capturado, el ejemplar marino lucha agresivamente para liberarse. Esto impresiona, e incluso asusta hasta al pescador más veterano.

La vida de estos tiburones puede llegar alrededor de los treinta años, pero dependerá de las condiciones de su entorno natural. Registro indican la existencia de mielgas de 70 años, lo que indica que en buenas condiciones sobreviven más tiempo.

Ubicación del tiburón mielga

Su hábitat se ubica en los distintos océanos, por lo que se considera un tiburón de amplia distribución geográfica. Desde Groenlandia hasta las aguas de Argentina, se ha visto el tiburón mielga en el océano Atlántico. También, nada en la zona oriental del mismo océano, llegando hasta Sudáfrica.

Las aguas del Pacífico, oriental y occidental, también han sido testigos de la vida de esta especie marina. Prefiere habitar en aguas frías y templadas, por lo que se le puede encontrar en las aguas del Mar del Norte.

Son especies marinas migratorias, que alcanzan vivir en aguas profundas de hasta 900metros bajo la superficie. Sin embargo, se les puede llegar a ver en la superficie cuando son arrastrados por corrientes de agua.

Alimentación del tiburón mielga

El apetito del tiburón mielga es voraz, no se sacia con facilidad. Consume peces óseos, utilizando su fuerte mandíbula para despedazarlos. Además, se alimenta de caballas, arenques, cangrejos, calamares, pepinos de mar, pulpos, entre otros.

Tamaño del tiburón mielga

En cuanto a su tamaño, las hembras llegan a medir un aproximado de 107 centímetros. Por otro lado, como muchos otros tiburones los machos son más pequeños midiendo alrededor de 90cm.

Amenazas del tiburón mielga

Los tiburones de mayor tamaño que esta especie, pueden suponer un riesgo importante para el tiburón mielga. Las focas, el bacalao y las orcas, pueden llegar a consumir esta especie de tiburón, por lo que tiende a mantenerse alejado de estos.

Increíblemente, una de las amenazas más importante para este monstruo marino es el humano. De hecho, la especie se considera vulnerable por la disminución de su población, por la explotación pesquera.

La toxicidad del tiburón mielga

Este es un aspecto interesante de este tiburón, pues contiene unas reservas venenosas. Las aletas del dorso del tiburón mielga, están provistas de espinas que contienen una sustancia tremendamente tóxica. Es importante saber esto, puesto que un solo toque a sus aletas podría ser mortal.