La actividad tectónica y volcánica que tuvo lugar en el periodo Jurásico, no solo formo los mares, sino también dio paso a la evolución de algunos animales. Las especies de tiburones datan de una fecha aproximada a este periodo, por eso, nos damos a la tarea de conocer cuáles fueron los primeros tiburones en existir.

Especies de tiburones prehistóricos que han desaparecido

Para ello, hay que considerar el funcionamiento de la evolución de los animales. En el reino animal, la competencia por la comida, un albergue o la reproducción sexual es brutal. De allí que, algunas especies tengan más éxito que otras. A continuación, se presentan algunas especies de tiburones prehistóricos.

Helicoprion

Uno de los tiburones prehistóricos que ya no podemos encontrar en el mar es el Helicoprion. Su existencia se remonta a 250 millones de años atrás. Sin embargo, se tienen algunas hipótesis sobre la vida de esta especie.

Por ejemplo, se especula que pudo medir unos 3 metros de longitud, aunque sus familiares fueran más pequeños. También se ha planteado la hipótesis de que este ejemplar fuera carnívoro debido a la forma de sus dientes aserrados. Además, la forma de su mandíbula sugiere que era capaz de destruir el caparazón de los ammonites.

Echinochimaera

Dentro del orden Chimaeriformes, se encuentra este tiburón que actualmente se encuentra extinto. Se reconoce su existencia hace 355 millones de años, tiempo en el cual se caracterizo por ser una especie bastante lenta al nadar. Es probable que no fuera un depredador intimidante.

Según registros fósiles, el tiburón no llegó a medir más de 30cm de longitud y su cuerpo era un tanto extraño. Se reconoce en el estudio que tenía aletas pectorales de gran tamaño para su cuerpo y aletas pectorales dotadas de una espina móvil.

Orthacanthus

Es uno de los primeros tiburones en aparecer hace más de 400 millones de años, sin embargo, esta clase se extinguió antes de que aparecieran los dinosaurios. Por ese motivo, se cree que ya hace 250 millones de años no existía ni un ejemplar del Orthacanthus.

Por la forma de su cuerpo, se reconoce a un depredador sanguinario. Sin mencionar que el tamaño que lograban tener alcanzaba los 3 metros de longitud. Por otro lado, las mandíbulas contaban con dos filas de dientes que desgarraban en segundos a la presa de este tiburón.

Belantsea

Hace 300 millones de años el Belantsea formaba parte de la familia Chimaera. Tenía un cuerpo bastante desgarbado, lo que no le permitía nadar con rapidez.

A diferencia de otras especies de tiburones, este era un pez óseo y no cartilaginoso. Por tal motivo, se encuentra emparentado con lo que actualmente se conoce como quimeras.

Su alimentación consistía en braquiópodos, esponjas ancestrales, crustáceos, crinoideos y peces de menor tamaño que él.

Paleocarcharias

Hace aproximadamente 150 millones de años se podrían encontrar a estas especies en el centro de Europa. Además, se reconoce al tiburón toro y tiburón martillo como familiares de esta  especie.

Los mayores ejemplares del Paleocarcharias median 3 metros de largo, por lo que se consideraban tiburones de gran tamaño. Sus características eran parecidas a los de los tiburones que conocemos. Por ejemplo, tenían una aleta caudal, 5 hendiduras branquiales y una piel áspera y gruesa. Tal parece que era un nadador experto, pues poseía una cola bien desarrolladla con un lóbulo superior terminal.

Cladoselache

Con un metro de largo, el Cladoselache hizo acto de presencia en el mar de América del Norte hace unos 375 millones de años. A pesar de que su dentadura no era tan poderosa como la de algunos tiburones que todavía existente, la musculatura de cierre lo convirtió en un temido depredador.

Si bien no era un tiburón de gran tamaño, en manadas eran capaces de atacar y matar a peces de hasta 5 metros de largo como el Dunkleosteus. Además, su cuerpo cilíndrico y su cola hacen presumir una agilidad impresionante para nadar. Con esta última, tomaban a la presa, las enrollaban hasta que morían asfixiadas, por lo que se la comían entera.

Impresionantes tiburones prehistóricos

Esta es solo una pequeña cantidad de tiburones prehistóricos. Se espera que el estudio de estas especies majestuosas se extienda, de esta manera, seremos capaces de valorar a los que todavía se encuentran en existencia. Cada tiburón es único en su especie, por tal motivo, hay que conservar a los que todavía se encuentran con nosotros.

El cambio climático y el proceso de crecimiento del mundo han llevado a que los animales evolucionen para luchar por su subsistencia. Los tiburones son una de las especies que más han evolucionado con el tiempo, hasta el punto que hoy en día no son lo que fueron en un principio.

Conociendo a los tiburones prehistóricos

Se estiman unas 350 especies de tiburones en el mundo. Ahora bien, es probable que en un principio hubiera más de ese número. A continuación, seguimos estudiando algunas especies prehistóricas de los escualos.

Iniopteryx

Hace aproximadamente 300 millones de años se encontraba nadando en América del Norte un tiburón de cuerpo achatado y aletas que dan la impresión de que volaba. Las características únicas del Iniopteryx hacen pensar que era un tiburón de armas tomar.

Hybodus Palaeospinax

Este escualo vivió en la época de los dinosaurios. Se presume vivió en la misma época de los Plesiosaurs y Ichthyosaurs. Esto supone una fecha aproximada de hace 180 millones de años.

Es probable que el Palaeospinax sea el antecesor de todos los tiburones y rayas de la actualidad. Su tamaño aproximado era de 1 metro de longitud. Además, no tenía un cuerpo cartilaginoso sino uno sólido con vertebras.

Stethacanthus

La característica resaltante de este tiburón que vivió hace 350 millones de años es su aleta dorsal en forma de yunque. Se mantiene la hipótesis de que esta aleta era usada para defenderse de otros tiburones o para realizar el cortejo de apareamiento.

Symmorium

Es conocido por tener cierto parecido con el Stethacanthus, aunque muchos científicos aseguran que ni siquiera forman parte del mismo género. Lo que si los diferencia es que este carece de la cresta que el Stethacanthus tanto ostenta.

Protospinax

Según registros fósiles es antepasado de las rayas que hoy conocemos. Vivió hace aproximadamente unos 150 millones de años en las lagunas del sur de Alemania.

Se alimentaban principalmente de peces e invertebrados que viven en el fondo del mar. Se presume que al tener que cazar en estas zonas, su cuerpo fue evolucionando hasta aplanarse de igual forma que las rayas marinas.

Carcharodon Megalodon

Es quizás uno de los tiburones prehistóricos más conocidos del mundo. Además, se considera el tiburón más grande que ha existido, puesto que llego a medir unos 13 metros de longitud.

La investigación fósil demostró que sus dientes tienen un tamaño de 20 centímetros, algo nunca antes visto. Por todo el mundo no se han encontrado vestigios tan enormes. Esto es de gran interés, puesto que el tiburón blanco no es ni la mitad de grande que estos ejemplares.

Ischyodus

Hace 150 millones de años se encontraban en Alemania los escualos más extraños del planeta. Con un tamaño de 1 metro de longitud, el Ischyodus es familiar del pez conejo.

Tiene un gran parecido con el Chimaera Monstrosa que habita en el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo. Se distinguen por sus ojos grandes, cola larga como un látigo, pequeños labios y sus aletas pectorales y dorsal de gran tamaño. Además, tiene una protuberancia puntiaguda sobre la aleta dorsal que probablemente servía pare defenderse de sus depredadores.

Scapanorhynchus

De la familia del tiburón duende, este tiburón prehistórico posee un hocico alargado. A pesar de su conexión con el duende, no tienen el mismo hábitat, puesto que se han encontrado restos del Scapanorhynchus en distintas partes del mundo, mientras que el duende solo habita en aguas templadas y tropicales.

Falcatus

Con un tamaño de 30 centímetros de longitud, el Falcatus vivió en el Carbonífero hace unos 330 millones de años. Su hábitat natural era en el mar que rodea los Estados Unidos. Además se alimentaba principalmente de gambas.

A pesar de que no era un tiburón de gran tamaño, la característica principal es la diferencia que existía entre los machos y las hembras. Los machos tenían un su parte superior una aleta dorsal con una espina que se curvaba hacia la cabeza. Mientras tanto, la hembra tenía la zona completamente lisa.

¿Qué tienen de especial los tiburones prehistóricos?

Con el paso del tiempo, miles de animales han evolucionado y desaparecido del mundo. Sin embargo, las especies que se han extinguido tienen cualidades únicas que no vemos actualmente. Conocer a los tiburones prehistóricos que han desaparecido de la faz de la tierra nos ayuda a tener más cuidado a la hora de intervenir en el territorio de los que todavía se encuentran con nosotros.

Los datos sobre la antigüedad de los tiburones, llevan al período Devónico, en la Era Paleozoica. Alrededor de unos 300 millones de años, es el período que se considera que comenzaron a existir estas maravillosas criaturas. Sin embargo, en la actualidad aún se conservan especies de tiburones de la prehistoria.

Seres acuáticos prehistóricos a lo largo del tiempo

Los estudios realizados en las profundidades pelágicas, han encontrado hallazgos interesantes sobre la existencia de seres marinos antiguos. Los registros fósiles permiten que se determine cómo era la apariencia de muchos de los tiburones prehistóricos.

La historia evolutiva de estos monstruos marinos, arroja a que es una rama de los elasmobranquios. Se piensa que los “cladodontos”, tiburones que existieron en el Devónico, constituyen el principio de los tiburones de la actualidad. El más conocido de estos es el Caldoselache.

Sin embargo, finalizando el Paleozoico, los cladodontos desaparecieron, dando paso a sus descendientes, los “hybodonos”. Estos se expandieron ampliamente a lo largo del Carbonífero, cuando dominaron los océanos.

Cuando ya finalizaba el período Jurásico, la evolución de las habilidades de los tiburones se fue perfeccionando. De esta manera, se dio paso a los patrones de tiburones de la actualidad.

Detalles interesantes sobre los tiburones prehistóricos

Los expertos en Paleontología, han determinado y revelado cantidad de detalles que sus investigaciones han arrojado. Algunos hallazgos que la ciencia ha descubierto son los siguientes:

¿Cómo es posible encontrar registros fósiles de tiburones?

El cuerpo cartilaginoso de los tiburones se desintegra al morir. Sin embargo, las vértebras de estos animales, tienen propensión a la calcificación. Estas piezas son algunas de las que han sido encontradas por los estudiosos en la materia.

A partir de estos hallazgos se ha podido determinar cómo pudieron ser los seres acuáticos de la prehistoria. Otras piezas encontradas son los dientes de tiburones, que fosilizan bastante bien. Estos permiten determinar qué podían comer, y el tamaño de estos tiburones.

¿Cómo evolucionaron sus instrumentos de alimentación?

Los tiburones de la actualidad están provistos de una enorme mandíbula, que en parte, facilita su alimentación. A las especies de la prehistoria, tenían un estricto sistema de alimentación, pues solo podía comer invertebrados y peces enteros.

Con el paso del tiempo, estás piezas dentales les han proporcionado la capacidad de destrozar su presa. Esto además, les ha permitido consumir animales de mayor tamaño.

¿Por qué viven unas especies antiguas más que otras?

A lo largo del tiempo, muchas especies de tiburón han coincidido con otras. Algunos de ellos viven más, porque han evolucionado de tal forma, que pueden adaptarse a condiciones difíciles de vida. Otros en cambio, se estancan y el resultado es  la desaparición de su especie.

Por ejemplo, la piel de los tiburones es algo fascinante de estudiar. Estos elasmobranquios han perfeccionado su revestimiento, fortaleciéndolo para evitar ataques de depredadores mayores.

Está claro, que los tiburones que no han evolucionado a través de los años, no pueden afrontar la competencia. Por lo tanto, terminan desapareciendo, dándole paso a tiburones más especializados.

Otros tiburones prehistóricos y sus características

La cantidad de tiburones de la antigüedad es poca, puesto que los registros fósiles encontrados son escasos. Sin embargo, algunos de los especímenes de la prehistoria más conocidos son los siguientes:

Stethacanthus

Extinto tiburón que vivió en el Carbónico, muy parecido a los tiburones actuales. Contenía una aleta extraña en el dorso, con aspecto de yunque. Poco se sabe de sus hábitos, pero se piensa que era un experto migratorio.

Carcharocles angustidens

Se piensa que este tiburón vivió en el período Oligoceno y Mioceno. Por los fósiles encontrados de esta especie, se piensa que era de mayor tamaño que el tiburón blanco de la actualidad. Tenía grandes dientes en forma de sierra, que le permitía consumir delfines, peces y grandes ballenas.

Squalicorax

Habitó en el período Cretácico, también nombrado tiburón cuervo. Esta especie prehistórica de tiburón, tenía en su dieta a los animales marinos. Por otro lado, se piensa que estos acuáticos antiguos también se aprovechaban de los dinosaurios de agua.